Muchos pacientes tienden a pensar que, cuanta más pasta dental utilicen, mejor será la limpieza. Aunque el razonamiento parece lógico, lo cierto es que es importante emplear una cantidad de dentífrico precisa para conseguirlo, generalmente más pequeña de la que se suele utilizar. ¡Te lo explicamos en detalle!

 

¿Cuánto dentífrico usar según la edad?

Para los niños menores de tres años, es recomendable usar una cantidad de dentífrico del tamaño de un grano de arroz. Esto se debe a que los niños pequeños aún no tienen la capacidad de escupir correctamente y podrían tragar el dentífrico. A partir de los tres años y hasta los seis, se puede aumentar la cantidad al tamaño de un guisante.

Para los adultos, la cantidad recomendada es de 1 a 2 cm, es decir, aproximadamente el tamaño de un garbanzo. Si hasta ahora estabas utilizando más, ¡toca cambiar este hábito!

 

¿Es malo emplear demasiado dentífrico?

Sí, usar demasiado puede ser contraproducente. En primer lugar, el exceso de espuma puede dificultar la correcta limpieza de los dientes, ya que se centra más en escupir que en cepillar. Además, si el dentífrico contiene flúor (como la mayoría de los dentífricos en el mercado), tragarlo en grandes cantidades puede llegar a provocar fluorosis dental, especialmente en niños pequeños.

 

Así que recuerda: si utilizas demasiado poco, no obtendrás los beneficios del flúor, pero, si te excedes, podría llegar a ser perjudicial. Si recuerdas el truco del tamaño, ¡todo irá bien!

En caso de que te surjan dudas sobre cómo llevar a cabo una correcta higiene oral o prefieres resolverlas todas en persona, puedes contactar con nuestro equipo. ¡Te ayudaremos encantados!

Solicita tu 1ª visita GRATIS