En nuestro día a día, tratamos todo tipo de problemas bucodentales, pero cada vez es más habitual enfrentarnos a casos de recesión gingival en nuestra clínica dental en Pinar de Chamartín. A pesar de que algunos pacientes no le dan la importancia que merece, lo cierto es que la retracción de las encías no solo afecta a la estética de la sonrisa, sino que también puede ocasionar problemas de salud más graves.

Por ello, como expertos en periodoncia en Hortaleza, te explicamos cuáles son los factores más comunes que suelen generar esta recesión y cómo podemos prevenir este problema.

 

Principales causas de las encías retraídas

Entre las causas principales de este problema destacan las enfermedades periodontales, como la periodontitis, pero también algunos malos hábitos diarios, como es el caso de un cepillado agresivo de los dientes. ¡Entremos en detalle!

Periodontitis

La periodontitis, que empieza como una gingivitis no tratada, tiene su origen, mayoritariamente, en la acumulación de placa bacteriana y sarro entre la encía y el diente y en la formación de bolsas periodontales. Con el paso del tiempo, esta situación daña y destruye el hueso y todos los tejidos que rodean las piezas dentales. La retracción de las encías, por lo tanto, es una de sus principales consecuencias.

Cepillado agresivo de los dientes

Cepillarse los dientes con cepillos de filamentos duros y/o de una forma agresiva puede conllevar la destrucción de los tejidos gingivales y, por lo tanto, la recesión gingival. Por ello, es recomendable utilizar cepillos de filamentos medios y seguir una técnica adecuada de cepillado, siempre de forma exhaustiva pero suave.

Tabaquismo

El tabaco es uno de los mayores factores de riesgo para la salud bucodental, por lo que no es de extrañar que también esté relacionado. En este sentido, el tabaquismo puede provocar la retracción de las encías, puesto que bloquea la llegada de sangre a estos tejidos y, además, afecta al sistema inmunitario.

Bruxismo

El apretamiento y/o rechinamiento involuntario de los dientes, además de erosión y desgaste del esmalte dental, también puede afectar al estado de las encías. En este sentido, con el paso del tiempo, las raíces dentales pueden quedar al descubierto.

Ortodoncia

La ortodoncia, por sí misma, no produce retracción de las encías ni provoca ningún tipo de enfermedad periodontal, no tienes de qué preocuparte. Sin embargo, es fundamental mantener una higiene bucodental exhaustiva durante el tratamiento para, precisamente, prevenir estas afecciones.

 

Las encías no se regeneran por sí mismas, por lo que, cuando un paciente presenta retracción en estos tejidos, suele ser necesaria la realización de un tratamiento periodontal. En muchos casos, para recubrir las raíces dentales y prevenir cualquier tipo de patología, podemos realizar un injerto de encía.

Como en cualquier otra situación relacionado con tu bienestar bucodental, tanto la prevención como un diagnóstico a tiempo son las mejores armas, por lo que no dudes en contactar con nosotros ante cualquier síntoma anómalo en tus encías.

Solicita tu 1ª visita GRATIS