Si el color de los ojos o del pelo puede pasar de padres a hijos, no es de extrañar que no sea lo único hereditario, ¿verdad? La genética afecta a nuestra vida en muchos niveles diferentes y, por supuesto, la salud bucal no es una excepción. En gran medida, somos lo que han sido nuestros familiares y antepasados: nuestros padres, madres, abuelos y abuelas nos trasladan una herencia genética que se hace notar en distintos ámbitos. Por eso, desde CIO Arturo Soria, tu dentista familiar en Hortaleza, queremos explicarte cuáles son las principales enfermedades bucodentales hereditarias, es decir, aquellas que pueden llegar a manifestarse según las patologías bucales que ya sufrieron nuestros ancestros.

Conocerlas con antelación es una gran herramienta para detectar cuáles son los puntos débiles potenciales y trabajar desde la prevención. ¡Sigue leyendo!

Dentinogénesis imperfecta

Una patología que debilita los dientes de leche y las piezas definitivas: puedes reconocerla por el aspecto grisáceo o amarillento del esmalte, además de que la dentición en general cuenta con una apariencia más traslúcida. Esto hace que los dientes sean también más susceptibles a contraer infecciones.

Amelogénesis imperfecta

Daña el esmalte y la estructura del diente, que suele ser de menor tamaño y romperse con facilidad. Además, las encías también pueden verse afectadas.

Cáncer oral

El factor hereditario es uno de los múltiples factores que puede influir en el desarrollo de esta patología, sin duda una de las enfermedades bucodentales más graves.

Síndromes y otras enfermedades genéticas

Síndromes como el de Pierre Robin o el de Teacher Collins, que provocan malformaciones en los huesos de la cara y, por lo tanto, problemas en las piezas dentales, son algunos cuyo origen están relacionados con la genética.

Caries y enfermedades periodontales

¿Sabías que la enfermedad bucal más común es, en parte, también una cuestión de predisposición genética? Pues así es. Y lo mismo sucede con las enfermedades periodontales, es decir, aquellas que afectan a tus encías. Pero eso no significa que debas resignarte y descuidar tu higiene oral, ya que es importante luchar contra ella lo máximo posible.

Maloclusión o dientes desalineados

Si alguna vez lo habías sospechado, podemos decirte que es totalmente cierto: una mala alineación de tus dientes también puede deberse a una tendencia genética o, al menos, en parte. Son muchos los factores decisivos a la hora de presentar este problema, pero sí que es posible que, si algún familiar ha presentado esta patología, pueda pasarte lo mismo a ti.

 

En otras palabras, mostrar una tendencia determinada a poder desarrollar algún tipo de patología bucal no implica que necesariamente llegue a manifestarse. La prevención, el cuidado de la higiene oral y pedir cita con nosotros puede ayudarte a seguir contando con una sonrisa sana durante toda tu vida.

Solicita tu 1ª visita GRATIS