¿Has oído hablar alguna vez sobre los brackets de baja fricción? Cuando los mencionamos en nuestra clínica dental en Pinar de Chamartín, la mayoría de nuestros pacientes los desconoce. Pues bien, vamos a tratar de explicarte qué son y cuáles son sus ventajas. Así que, si quieres descubrir toda la información que necesitas, ¡no dejes de leer este post!

Características de los brackets de baja fricción

Los brackets de baja fricción son un tipo de ortodoncia que se caracteriza por las fuerzas utilizadas. Estas son mucho más suaves que las que se emplean en otros sistemas correctivos. Este sistema de ortodoncia también destaca por la ausencia de ligaduras y gomas; en este caso la unión entre los brackets se realiza con los arcos.

A su vez, existen diferentes clases de brackets de baja fricción en función del material del que estén hechos. Algunos de ellos son metal, circonio y zafiro. La elección dependerá de los gustos y necesidades particulares del paciente, siendo más estéticos los de circonio y zafiro que los metálicos.

Al igual que la ortodoncia convencional, corrige problemas tanto estéticos como funcionales, que van desde apiñamientos, separaciones interdentales (diastemas), mordida abierta, cruzada, sobremordida, línea media desplazada…

Beneficios de los brackets de baja fricción

En cuanto a las ventajas de los brackets de baja fricción, caben destacar las siguientes:

  • Son más cómodos: uno de los grandes beneficios de los brackets de baja fricción es que son mucho menos molestos que otros sistemas como la ortodoncia tradicional. Al emplear un sistema de fuerzas más suaves, ligeras y eficientes, se consigue un mayor confort.
  • Los resultados son más rápidos: además de por su comodidad, otra de las particularidades de los brackets de baja fricción es que los tiempos del tratamiento se reducen. De hecho, el proceso es mucho más corto debido a que el movimiento dentario se realiza de forma más rápida.
  • Son más higiénicos: otra de sus ventajas es que se trata de un sistema más higiénico que los brackets convencionales. Al contar con menos elementos, pues no tiene ni ligaduras ni gomas, es un método más higiénico y hace que no se retenga tanta placa bacteriana.
  • Evitan la extracción: en algunos casos, antes de colocar la ortodoncia es necesario extraer alguna pieza dental para obtener el espacio necesario. Sin embargo, con los brackets de baja fricción no hay necesidad de extracciones de dientes en la mayoría de los casos.

En definitiva, los brackets de baja fricción representan una de las técnicas más vanguardistas, permitiéndonos reducir las molestias y los tiempos del tratamiento y haciendo que el movimiento dentario sea más rápido, confortable y eficiente.

Si estás buscando una clínica dental en la zona norte de Madrid, en CIO Arturo Soria contamos con un equipo de especialistas en ortodoncia que se encargará de recomendarte el tratamiento que mejor se adapte a tus necesidades.

Por último, si tienes cualquier pregunta, no dudes en contactar con nosotros: ¡estaremos encantados de poder ayudarte!

Participa a través de tu comentario y solicita tu primera visita gratis.

¡Recibe un cordial saludo!

www.cioarturosoria.com

Solicita tu 1ª visita GRATIS