La adolescencia es una de las etapas de la más complejas y con más cambios, pero incluso los años anteriores también se merecen la misma atención. Por supuesto, estos cambios también se reflejan en los dientes. Durante la fase de crecimiento, las piezas de los niños van cambiando, pudiendo encontrar en la boca tanto dientes temporales como definitivos. Es a partir de los 7 u 8 años cuando debemos prestar atención a cualquier signo que afecte a la posición dental, ya que guarda una estrecha relación con diversos problemas de salud y enfermedades bucales.

En CIO Arturo Soria, contamos con expertos en ortodoncia infantil en Pinar de Chamartín, por lo que somos conscientes de la importancia que supone tener una sonrisa perfectamente alineada y más aún durante esos años. Por eso, queremos ayudarte a identificar los distintos síntomas, para que podamos ponerle remedio cuanto antes. ¡Vamos a ello!

Consecuencias de una mala alineación dental

Contar con unas piezas dentales mal alineadas no es solo un asunto estético, sino también de salud, ya que son muchos los problemas que se derivan de esta patología.

El primero afecta a la higiene, ya que los restos de comida se cuelan con más facilidad por los huecos interdentales o entre los dientes apiñados, impidiendo cepillar bien las piezas y retirar la suciedad acumulada. Dada esta situación, es fácil que el niño llegue a sufrir problemas de caries, gingivitis y halitosis.

Por otro lado, cuando también sufre una maloclusión, surgen otro tipo de dolencias, como dolores de cabeza, de cuello y de espalda, así como molestias en la mandíbula.

 

Síntomas de que tu hijo necesita un tratamiento de ortodoncia

Para orientarte en la búsqueda de señales, queremos explicar qué tres síntomas indican, por norma general, que tu hijo necesita ortodoncia:

  • Mala mordida: sucede cuando los dientes inferiores o los superiores se adelantan o se atrasan, lo que ocasionará que las coronas de ambas arcadas dentales no cierren correctamente. También hay una mala mordida cuando, al cerrar la boca, los dientes no se unen o cuando algunos de ellos sobresalen y cierran por fuera de otros.
  • Apiñamiento: junto con la mala mordida, el apiñamiento es el problema más habitual que requiere tratamiento de ortodoncia, como los que ofrecemos en nuestra clínica dental de Pinar de Chamartín. La causa que explica por qué algunos dientes se apiñan la encontramos en unas piezas dentales demasiado grandes o una boca muy pequeña, lo que impide que los dientes ocupen su hueco correspondiente y se mantengan uniformes. En este caso, la ortodoncia moverá las piezas mal colocadas y hará hueco en la boca del niño para que su sonrisa se presente totalmente alineada.
  • Diastema: la separación de los dientes, en especial los incisivos anteriores superiores, también es motivo suficiente para recurrir al ortodoncista, que determinará qué tratamiento de ortodoncia es el adecuado para unir las piezas y mejorar la función de las propias piezas.

 

El equipo de CIO Arturo Soria siempre buscamos asegurar una buena salud oral a todos nuestros pacientes, así que estamos seguros de que encontraremos la mejor solución para tu hijo/a. ¡Contacta con nosotros y le ayudaremos a conseguir la sonrisa que se merece!

Solicita tu 1ª visita GRATIS